Posiblemente ya tengas tu página Web hecha.

O bien has invertido tiempo aprendiendo y te la has hecho tú con un resultado “molón” o has contratado a alguien que te la haga.

¡Ya la tienes en Internet! y te preguntas ¿ahora que?, ¿cómo consigo visitantes?, ¿Cómo gestiono la Web? ¿Cómo rentabilizo lo invertido en mi web?.

Hay dos partes diferenciadas una vez terminados el diseño y desarrollo de la Web.

Una la debes hacer día a día, y la otra, cada cierto tiempo (la periodicidad la elige el administrador de la web).

1ª.- Buscar visitantes para la Web.

2ª.- Mantenimiento de la Web.

Buscar visitantes para la Web.

Aunque este apartado da para otro post (lo prepararemos con mimo y lo publicaremos próximamente), daremos dos pinceladas.

Lo mejor para una Web para crear tráfico es tener un blog, actualizado, no estés mucho tiempo sin publicar. Con contenido interesante que se adapte a lo que ofreces.

Debes de tener dos o tres redes sociales (buscar siempre las que vayan mejor con tu negocio o servicios).

Create un perfil en las que vayas a utilizar, una Red Social  sin actualizar da mala imagen a la marca.

Desde las RRSS debes crear tráfico a tu Web enlazando siempre las publicaciones de las RRSS a la misma.

Consigue enlaces de otras webs a la tuya. Sobre todo de webs que sean fiables. Para esto la reciprocidad es lo mejor.

Debes tener en cuenta que el tráfico y el posicionamiento de tu Web no se consiguen inmediatamente, te puede llevar meses el conseguir un posicionamiento y un número de visitantes respetable.

No desesperes! Si no tienes tiempo para hacer todo esto, siempre puedes acudir a profesionales en la materia. Una Web sin visitantes y sin posicionamiento es una Web muerta.

Mantenimiento de la Web

El mantenimiento de la Web es uno de las tareas más olvidadas por los propietarios de las mismas.

Muchas gente cree que una vez diseñada y desarrollada la Web ya solo se tienen que preocupar de los contenidos (post y fotos del blog, artículos de las tiendas on-line, etc).

Pero nada más allá de la realidad. La Web se debe de mantener siempre actualizada, tanto el “core” del CMS como los plugins o scripts que estés utilizando.

La no actualización de los plugins y “core” puede facilitar el ataque de cualquier hacker inutilizando tu Web o utilizándola para enviar desde ella código malicioso.

Otra cosa a tener en cuenta es vigilar el rendimiento de la misma. Por causas de un ataque o problemas del hosting, tu Web puede bajar de rendimiento. Cargar lentamente, no visualizarse bien,… y esto crea una mala experiencia al usuario que ya no volverá a visitarla.

Debemos repasar los enlaces, tanto los salientes, como los entrantes, para que no haya ninguno “roto” o sea que no nos lleve a ningún sitio (error 404).

Una vez más si lo puedes gestionar tú, ¡perfecto! Si no, acude a los profesionales que ellos se encargarán de que tu Web funcione siempre al 100% de rendimiento.

Espero que os haya gustado este post.

Un saludo de Redcoop.

Deja un comentario